Cómo descargar el estrés y la rabia

Es normal que, por cualquier razón, sea problemas personales, familiares, escolares o lo que sea, uno desarrolle estrés y enojo. Estos sentimientos nos hacen sentirnos mal, haciéndonos sentirnos inútiles, tontos, desgraciados, hartos, etcétera. Puede que te parezca que simplemente hay que aceptar estos sentimientos y vivir con ellos, pero no es así. El estrés y el enojo puede, a largo plazo, causar que desarrolles depresión, ansiedad, entre otras enfermedades. Aquí te mostraré algunos de los métodos para solucionar este problema.

  1. Descargar tu furia sobre un papel. Escribe todas tus preocupaciones y problemas en una hoja. Puedes hacerlo con una lista, con una descripción elaborada o con una historia; la que te conmueva más cuando la escribas. Cuando hayas hecho esto, procede a destruir la hoja tan completa y brutalmente como puedas (puede que esta parte convenga hacerla mientras no haya nadie en casa o el exterior de ella. Donde te sientas más cómodo). Rómpela, desgárrala, quémala, mójala, arrójala, aplástala, sáltale encima. Descarga cuanta furia puedas, no te contengas. La violencia nacida de nuestra estrés que reprimimos a diario nos come desde el interior; soltarte por completo y infligirla sobre algo puede ayudarte.
  2. Habla con alguien sobre ello. Embotellar y reprimir tus sentimientos te hace muy mal y va a reducir tu autoestima y estado de ánimo. Intenta usar todo tu coraje para hablar con otra persona. Si sientes que la persona con las que más te gustaría hablar o a quien querrías confesar se podría enojar mucho si lo haces, puedes hablar con otra persona que esté en una posición neutral sobre el asunto. Por ejemplo, si te has peleado con alguno de tus padres o le estás ocultando algo, prueba a hablar con tus tíos o tías, tus abuelos, tus amigos. Procura que sea una persona que no haya tenido parte en el asunto en absoluto para maximizar su imparcialidad.
  3. Hacer ejercicio. Sal afuera y corre tan rápido como puedas, salta, tírate por el tobogán, anda en bicicleta, lo que quieras. Hacer ejercicio te distraerá y concentrará tus esfuerzos en lo que estás haciendo y, si te esfuerzas lo suficiente y superas algún límite, aumentará tu autoestima.
  4. BONUS – Juega al Untitled Goose Game. La descripción oficial de este juego comienza con «Es un día hermoso en el pueblo y tú eres un ganso horrible». Eso te dirá todo lo que tienes que saber. Pero te voy a decir más cosas, sólo por si acaso. El juego trata de que… bueno, de que eres un ganso. Tu misión es molestar y acosar a cuanta gente puedas, siguiendo los items en tu lista de «Cosas que hacer», las cuales incluyen robarle las llaves a un jardinero, hacer que un cubo caiga en la cabeza de un hombre, etcétera. Disfrutarás de poderes increíbles como la habilidad de graznar, agitar tus alas y agacharte para robar cosas más pequeñas o desatar los cordones de alguien. Es sorprendentemente liberador simplemente pasearse por el pueblo haciendo un infierno del día de gente que sólo quiere hacer sus cosas. Este es muy específico y lo menciono basándome sólo en experiencia propia, pero entre risas tanto de felicidad como de maldad, tal vez a ti también te ayude.
Entradas creadas 6

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Se require introducir

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba