Las Reválidas

Un privilegio para nosotros comenzar con vuestro profesor de Economía, José Díaz. Inaugura la revista digital Y manaña más. Con su palabra, precisa, amalgamando la ironía, la rabia y la seguridad de que la educación es lo más valioso que tiene la humanidad.

-Equipo de Taller de Creación Literaria.

   Le evito la mirada y me camuflo tras la puerta de mi taquilla, con la cabeza dentro del armario haciendo que busco unos libros para no sentir la presión de esa frase que, más que oír, percibo desde el interior de mi propia conciencia. Una voz del más allá que inquiere si he escrito algo y, al tiempo, veo entre la rendija de la bisagra un trazo de María Jesús que me muestra un mechón de pelo, un ojo marrón, una sección del tabique nasal –la izquierda-, un pellizco de labio y una pincelada de vestido negro, todo en una tira alargada. Me salen a tropel las excusas, me agobio en mi propia baba, se me caen los libros y, tras un monólogo que no entiendo ni yo mismo, acabo preguntando ¿que de qué? pregunta idiota de la que no daré respuesta, que me tengo en mucha estima.

A estas alturas, hablar de un tema tan manido me da como repelús, como cuando tocas la piel de una babosa o se te mete una gota de agua fría huida del canalón del patio entre la camisa y el tierno cuello. Le digo que tengo unos cuentos que igual podría publicar, pero no cuela, tras darme por vencido, claudico y me entrego.

Cuando llego a casa me siento enfrente del enemigo de pantalla blanca, tras rezongar un rato, comienzo la autoentrevista. A ver, tierno infante: ¿qué es la Educación para ti? otra vez el escalofrío, noto que me vuelve a dar el repelús y me levanto a por un puñado de cacahuetes que son muy inspiradores y, al fin, comienzo a escribir.

En España, cuando los Gobiernos llegan al poder, lo primero que hacen es reformar la ley educativa, como si fuera el epicentro del mal. Desde la Ley General de Educación de 1970 (LGE), se han sucedido, una tras otra, normas que se fijan como improntas demarcadoras en un territorio de perros meones. Dejar de herencia una ley educativa imprime carácter y se convierte en fundamental acuño del partido político dominante, así a la Ley Orgánica de Estatutos de Centros Escolares (LOECE, 1980) sucedió la Ley Orgánica reguladora del Derecho a la Educación (LODE, 1985) después, la Ley Orgánica de Ordenación General del Sistema Educativo en España (LOGSE, 1990), con posterioridad, la Ley Orgánica de Calidad de la Educación (LOCE, 2002, que no llegó a aplicarse por el cambio de gobierno de 2004), a continuación, la Ley Orgánica de Educación (LOE, 2006) y, ahora, la Ley Orgánica para la Mejora Educativa (LOMCE 2013). Sin duda, esta última es la peor, la más reaccionaria y la de menos respaldo social.

Perla de esta Ley son las Reválidas, a pares como las lentejas, modelo retrógrado de planteamiento pedagógico basado en un sistema de pruebas sin fin, cuyo único objetivo es mermar la expedición de títulos, condicionándolos a la superación de un examen. La Reválida adquiere la máxima legitimación de la calificación del saber, por lo tanto y por contra, deslegitima a aquel que previamente lo impartió y valoró. El proceso de evaluación continua como actualmente lo conocemos y que realizan los profesores del instituto durante toda la vida académica del alumno se ignora y se desvirtúa porque el alumno no titula con su aprobado, sino con el que le da el procedimiento de la Reválida. Auguro, que si esto continúa, en un futuro no lejano la vida escolar del instituto se devaluará considerablemente porque no tiene contenido «per se», simplemente, se convertirá en una actividad finalista abocada al cumplimiento de otra: la superación de la Revalida. Profesores y alumnos nos prepararemos para un examen estandarizado, reiteraremos explicaciones sobre contenidos de otros años con independencia de su importancia intrínseca, adecuando los saberes a las exigencias de la prueba. A la postre, como de costumbre, los títeres se moverán por el impulso de los hilos y marcarán las acrobacias que les impongan.

El organismo que calificará y examinará, el encargado de determinar si el alumno de cuarto de la ESO o de segundo de Bachillerato titulará o no, será un ente externo ajeno al sistema educativo, que desconoce la progresión académica del alumno, es más, seguramente desconozca hasta su nombre porque así lo exigirá el procedimiento aséptico de protección de datos y de rigurosa imparcialidad. Pero se abre de nuevo un melón, una vía de negocio alternativo, basado en la concesión de servicios básicos a empresas privadas a través de la contratación pública. Conviene recordar que tan solo en la Comunidad de Madrid durante el pasado curso escolar, se generó el pago de 331.237,5 € a la empresa Servinform por las pruebas a alumnos de tercero de la ESO (formalización del contrato en BOCM 25 de abril de 2016).

El suspenso de la Revalida, además, genera la incertidumbre del «sin título», joven errante, excluido del sistema educativo a la espera de una nueva oportunidad, aunque en estos momentos, a meses del primer examen, se desconozca con detalle la periodicidad de las convocatorias y las oportunidades de nuevo acceso que tendrán los que no superen el procedimiento ordinario. Aunque de aprobar, tampoco le irá mucho mejor ya que la LOMCE es tan solo una de las actuaciones de la política educativa que produce efectos nefastos en nuestros jóvenes, “España figura entre los países de la UE con las tasas de matrícula más caras en la universidad pública, solo por detrás de Reino Unido, Irlanda y Holanda, según el informe ‘La Universidad española en cifras 2014/2015’ presentado este jueves por la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (Informe CRUE, Servimedia 13/10/16)”, en el informe se vincula este hecho al incremento que desde 2008 sufren los precios públicos, entre ellos, obviamente, los de matriculación universitaria.

El empecinamiento de un partido político en aprobar y desarrollar su propia ley, al margen de la oposición del resto de los sectores partícipes de la comunidad educativa -asociaciones de padres, alumnos y profesores-, incluso del cuestionamiento de muchos Gobiernos Autonómicos y del resto de los partidos políticos, descubre la soberbia y tozudez del gobernante que provoca con su actitud una inestabilidad gratuita en el sistema. Una ley educativa antidemocrática que impone unas normas de actuación que hoy ya no gozan del respaldo mayoritario que se necesitó para su aprobación en el Congreso, nos hace pensar en la debilidad del derecho positivo en nuestro país y en la frivolidad con que las que algunos manejan y condicionan nuestras vidas.

Una ley tan importante, como la educativa, con un ámbito de actuación tan amplio, ha de exigir un apoyo social de base que, por fuerza, debe traducirse en un respaldo plural y, precisamente, esta transversalidad tendría que haberse constituido en un acuerdo generoso de amplio espectro y, sobre todo, con proyección de futuro. Porque en ese futuro vivirán, trabajarán, se independizarán y cumplirán sus ilusiones los jóvenes que ahora tenemos en las aulas.

Se me acaban los cacahuetes y con ellos la inspiración, cambio la pantalla del ordenador y me aparece incompleta la programación de Economía de la Empresa, la nueva, la de la LOMCE.

Comience la función.

-José Díaz

Entradas creadas 2

5 pensamientos en “Las Reválidas

  1. Enhorabuena por tu acertado, sagaz e inteligente artículo, cargado de sensibilidad ante las dificultades que cercan a nuestros jóvenes estudiantes. Un abrazo.

  2. Este artículo refleja a la perfección la situación de incertidumbre en la que los alumnos nos vemos. Además, el documento abre los ojos a los jóvenes que aún no son conscientes del problema al que se enfrentan. Todo un acierto.

  3. Buenas, como afectado en esta situación decir que estamos ante un gran artículo donde se nos muestra la situación a la que nos tenemos que enfrentar y de la cual no tiene consciencia la mayoría de personas afectadas. Gracias por este articulo.

  4. Un artículo lleno de verdad que refleja de la manera más cristalina nuestros sentimientos. Enhorabuena y gracias por toda una compresión hacia todos los jóvenes afectados y también de poner en manifiesto el trabajo de cada profesor que ve una evolución continúa en un alumno y cada vez esta más desvalorada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Se require introducir

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba