Hércules, uno de los mayores héroes de la mitología griega

Zeus matuvo relaciones sexuales con Alcmena, hija de Electrión y nieta de Perseo, tras adoptar la apariencia del marido de ésta, Anfitrión de Tebas, quien había dejado su hogar para ir a la guerra. Al regresar victorioso, Anfitrión también yació con Alcmena, por lo cual ésta quedó embarazada de gemelos, el futuro Heracles ,por Zeus, e Ificles, por su esposo.

En la noche en que estaba previsto que los gemelos nacieran, Zeus juró que el niño miembro de la casa de Perseo que naciera aquella noche se convertiría en un gran rey. Cuando Hera se enteró del juramento, conociendo el adulterio de Zeus, visitó corriendo a Alcmena y retrasó su embarazo 2 meses. A la vez, Hera, adelantó el nacimiento del primo de los gemelos, Euristeo, el cual al haber nacido dos meses antes fue coronado rey. Pocos meses después del nacimiento de Hércules, la esposa de Zeus, mandó a dos serpientes a asesinarlo, pero el infante mató a las serpientes estrangulándolas con sus propias manos.

De mayor Hera dio veneno a Hércules cegándolo, y por culpa de eso mató a su esposa, Megara, y a sus hijos. Al despertar y descubrir los terribles actos que había cometido, sintió un terrible dolor y, avergonzado, se aisló de la sociedad. Tras una larga búsqueda, fue hallado por su hermano Ificles, que le convenció de que fuera al Oráculo de Delfos.

El Oráculo de Delfos le dijo que tenía que llevar a cabo una serie de doce trabajos dispuesta por Euristeo, el hombre que había usurpado su legítimo derecho a la corona y a quien más odiaba. Euristeo mandó a Hércules 10 trabajos de los cuales dos (el segundo y el quinto) fueron anulados porque su sobrino, Yolao, le ayudó. Los trabajos fueron:

  1. Matar al León de Nemea y despojarlo de su piel.

El primero de los doce trabajos de Hércules fue matar al león de Nemea y despojarlo de su piel. El león había estado aterrorizando los alrededores de Nemea, y tenía una piel tan gruesa que resultaba impenetrable a las armas. Hércules fue a cazar al León con arco y flechas, un garrote de olivo y una espada de bronce. Pero esto no sirvió de nada, la guarida de la bestia tenia dos entradas. Taponó una de las entradas y acorralándolo por la otra lo agarró con sus manos y lo estranguló. H

ércules llevó el cuerpo del león a Micenas para que lo viera el rey Euristeo.

  1. Matar a la Hidra de Lerna.

Tras llegar a la ciénaga cercana al lago Lerna, Hércules y su sobrino Yolao se cubrieron sus bocas y narices con una tela para protegerse del aliento venenoso de la Hidra. Hércules disparó flechas en llamas al refugio del monstruo, para obligarlo a salir. Entonces se enfrentó a ella con su espada y

 

empezó a cortarle las nueve cabezas que tenía. Pero cada vez que se le cortaba

una, otras dos renacían en el mismo lugar más fuertes que la anterior. Su sobrino le ayudó quemando el cuello de la cabeza cortada para que no renaciera otra. Al final, la Hidra murió sin cabezas y Hércules mojó las puntas de sus flechas con la sangre de la Hidra para que así fueran mortíferas para quienes hiriese. Pero como ya he dicho, este trabajo no sirvió para nada ya que Euristeo se lo anulo, debido a que Yolao le ayudo.

 

 

  1. Capturar a la Cierva de Cerinea

La Cierva de Cerinea tenía pezuñas de bronce y cornamenta de oro. Estaba consagrada a Artemisa, ya que era una de las cinco ciervas que la diosa había intentado capturar para engancharlas a su carro, y había sido la única que había logrado escapar.

Hércules persiguió a la cierva día y noche durante un año sin lograr atraparla, ya que ésta era increíblemente veloz. Al fin, la capturó mientras ésta se parabaa beber agua, atravesándole las dos patas con flechas que sólo traspasaron piel, tendón y hueso (su sangre era un terrible veneno, capaz incluso de matar a dioses, por lo que Heracles prefirió no derramar ni una gota, puesto que tendría que dar explicaciones si lo hacía). Una vez inmovilizada, la apresó y la llevó a Euristeo para que la viera.

  1. Capturar al Jabali de Erimanto

Heracles encontró al jabalí y se echó tras él. Tras perseguirlo durante varias horas, lo acorraló en una zona nevada, donde le saltó al lomo. Heracles lo encadenó y se lo llevó al rey Euristeo vivo, cargándolo a su espalda.

 

  1. Limpiar lo establos de Augias en un día

Por bendición de los dioses, el ganado de Augias no sufría de enfermedad alguna, por lo que se convirtió en el mayor establo del país.

Euristeo impuso este trabajo a Heracles con el fin de humillarle y ridiculizarle, ya que era inmensa la cantidad de excrementos acumulados (los establos de Augías jamás habían sido limpiados). Incluso Augías hizo una apuesta personal con Heracles, prometiendo regalarle una parte del ganado si lograba completar el trabajo. Nadie esperaba que Heracles lo consiguiera, pero lo que hizo el astuto héroe fue desviar el cauce de los ríos Alfeo y Peneo, llevándolos a través de los establos por un canal que él mismo había cavado. Los ríos arrastraron toda la suciedad y Hércules, ante la sorpresa de todos, completó su quinto trabajo.

6. Matar a los Pájaros del Estínfalo.

Los Pájaros del Estínfalo eran unas aves que tenían pico, alas y garras de bronce. Poblaban la región y el bosque de alrededor del lago Estínfalo. Euristeo encomedó a Hércules como sexto trabajo que acabara con estos pájaros ya que constituían un auténtico peligro, pues eran carnívoros y en ocasiones atacaban al ganado o a la población, y sus excrementos venenosos arruinaban los cultivos.

Hércules llegó al Estínfalo y se puso a disparar su arco contra las aves, derribando a muchas de ellas. Pero poco a poco se vio impotente ante su misión, puesto que eran demasiadas para sus flechas, además su legendaria fuerza no le servía de nada, ya que en el aire no podía atraparlas. Entonces apareció Atenea, le dio un cascabel y le dijo que lo tocara desde la cima de una colina elevada. Al hacerlo, los pájaros se asustaron de tal modo que emprendieron el vuelo y jamás se los volvió a ver en el lago ni en el bosque. Algunas de ellas se dirigieron a donde se encontraban Euristeo y Hércules,al darse cuenta de estovolvió  a tocar la campana, haciendo que éstas se marchasen para siempre.

  1. Capturar al Toro de Creta

El Toro de Creta fue el toro que Poseidón hizo salir del mar cuando el rey Minos prometió ofrecer un sacrificio a un dios.

Hércules se presentó ante Minos, que le autorizó para capturar al toro, puesto que éste estaba causando estragos en Creta. Heracles consiguió subir al lomo del animal y conducirlo hasta Euristo a través del mar Egeo. Euristeo, al ver al toro, se lo quiso ofrecer a Hera, pero ésta lo rechazó al ver la ferocidad del animal, por lo que lo dejó en libertad.

 

  1. Robar las Yeguas de Diomenes

Las Yeguas de Diomedes eran cuatro animales carnívoros que el gigante Diomedes tenía encadenados, alimentándolos con la carne de sus inocentes huéspedes.

Heracles partió con un grupo de voluntarios, consiguiendo arrebatar las yeguas a su dueño, el cual fue con su ejército tras los ladrones. Heracles envió a su amigo Abdero a custodiar a las yeguas mientras él y sus hombres hacían frente a Diomedes y los suyos. Pero mientras Abdero apartaba de la lucha el carro al que estaban atadas, las yeguas se soltaron y lo devoraron. Heracles y sus hombres vencieron, y el héroe mató a Diomedes arrojándolo a sus propias yeguas, que lo devoraron sin compasión.  Al terminar de comérselo, las yeguas se volvieron inexplicablemente mansas, y Heracles las pudo atar de nuevo al carro del fallecido Diomedes y llevárselas a Euristeo, que se las dio a Hera como regalo.

  1. Robar el cinturón de Hipólita.

Hipólita, al enterarse de los motivos de la llegada de Heracles, le prometió darle el cinturón, pero Hera, disfrazada de amazona, propagó el rumor de que Heracles y sus acompañantes habían raptado a la reina, por lo que las amazonas atacaron la nave de Heracles. Este pensó que la promesa de Hipólita había sido un engaño, combatió contra las amazonas, mató a Hipólita y le quitó el cinturón.

  1. Robar el ganado de Gerión

Gerión era un monstruoso gigante, hijo de Crisaor y Calírroe. Es descrito como un ser antropomorfo formado por tres cuerpos, con sus respectivas cabezas y extremidades. Hércules emprendió el viaje hacia la isla Eriteia. Mientras viajaba hacia allí, cruzó el desierto libio, y quedó tan frustrado por el calor que se puso a disparar flechas a Helios, el sol. Éste le rogó que parase, y Hércules pidió a cambio la copa dorada que el dios utilizaba para cruzar el mar cada noche, de oeste a este. El héroe usó esta copa para el viaje hacia Eriteia.

El ganado de Gerión estaba guardado en una cabaña custodiada por Ortro, perro de dos cabezas hermano de Cerbero, y por el pastor Euritión. Heracles mató a ambos, y cuando llegó Gerión, según algunas versiones avisado por Menecio, el pastor del Hades, lo mató también, desgarrando su cuerpo en los tres de que estaba formado. El héroe se dispuso a llevar el ganado a Euristeo. Y cuando llego sacrifico el ganado a Hera.

  1. Robar las manzanas del jardín de las Hespérides

Los árboles del jardín de las ninfas Hespérides daban manzanas de oro.

Llegando finalmente al Jardín de las Hespérides, Heracles engañó a Atlas para que cogiese algunas manzanas del jardín ofreciéndose a sujetar el cielo mientras iba a buscarlas, puesto que el titán no tendría problema alguno para hacerlo, ya que era el padre de las Hespérides, Al volver, Atlas decidió no aceptar el sujetar los cielos de nuevo, y en vez de eso se ofreció a llevar las manzanas a Euristeo él mismo, pero Heracles volvió a engañarlo aceptando quedarse en el lugar de Atlas, con la única condición de que éste sujetase el cielo un momento para que el héroe pudiera ponerse su capa más cómodamente. Atlas accedió, y entonces Heracles tomó las manzanas y se marchó.

  1. Capturar a Cerbero y sacarlo de los infiernos

El héroe encontró la entrada al inframundo. Atenea y Hermes le ayudaron a traspasarla al entrar y al salir.

Para llevarse a Cerbero, Heracles simplemente pidió permiso al dios Hades, y éste accedió con la condición de que no hiciera daño al animal. El héroe obedeció, tratando a Cerbero amablemente, y éste, halagado al recibir por primera vez ese tratamiento, lo acompañó afuera dócilmente.

 

 

El nombre de Heracles se utiliza como sinónimo de Hércules, por lo que al hablar de éste nos referimos al semidios.

Vicente García Vergara
Entradas creadas 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Se require introducir

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba